Si desaparece un archivo, ¿qué otras alternativas hay? 2


Todos hemos escuchado esto de: no, no puedo encontrar nada, esos registros fueron quemados… O, cuando lo del bombardeo, todo fue sepultado y ya no hay datos.
Iglesia del Buen Suceso, Madrid. Imagen del Ministerio de Cultura

El director del Archivo Provincial de Cádiz, D. Manuel Ravina Martín, dió una conferencia sobre el uso de archivos y de archivos alternativos cuando los archivos eclesiásticos o civiles hayan sido destruidos, como es el caso de muchas ciudades de España.
Comentaba,  que cuando un archivo desaparece por las circunstancias que sean, esto no quiere decir que ahí acabe la búsqueda, ya que la información se puede encontrar en forma disgregada en otras fuentes.

Como ejemplo de esto, nos habló de unos expedientes académicos que poseía el archivo; estos expedientes son los del instituto de enseñanza media “Columela”* de Cádiz, expedientes que comprenden los años académicos que van desde 1863 a 1953.  En estos podemos encontrar; partidas de nacimientos, registros bautismales, fotos  etc…, con los cuales  podemos comenzar o continuar nuestras investigaciones. 
*El archivo del Instituto Columela, consta de 28664 expedientes, con datos de los alumnos matriculados entre los años académicos de 1863 y 1955, incluidos los alumnos provenientes del  protectorado español en Marruecos, (Tánger, Larache, Tetuán, Alcazarquivir) y Ceuta, en el norte de África.

Dentro de estos expedientes encontramos:
El nombre completo del alumno, procedencia, tutores y apoderados, tan en boga en el siglo XlX, nombre de los padres, fechas de nacimientos, y, domicilio, con lo que para comenzar nuestra búsqueda tendríamos: 
, Nombre del alumno-fecha de su nacimiento.
Con estos dos datos ya podemos ir al registro civil de la localidad donde nació y pedir partida de nacimiento; dentro de esta, estarán el nombre de los padres y sus correspondientes apellidos, amén de otros datos aleatorios en virtud de lo minucioso que fuera el escribano.
, Nombres y sus correspondientes apellidos de los tutores, apoderados y padrinos, que en la mayoría de las veces correspondían a familiares de primer orden. Era costumbre de la época el que un familiar muy cercano presentara al alumno   mediante escrito, a la dirección del colegio…
, Domicilio: En los censos correspondientes a la vida de este sujeto-alumno podremos encontrar, quienes vivían bajo la patria potestad en el citado domicilio; estas fuentes nos revelan, a los padres, hermanos, posibles abuelos, tatas y demás familiares.
Junto con estos datos de la familia aparecerán también las edades, en algunos casos especificados con día y mes, profesiones y estudios, situación social y estado.
Si recapitulamos sobre los datos obtenidos a través de un expediente académico, podemos encontrar lo siguiente:
Nombre  y apellidos de una persona.
Fecha de nacimiento.
Lugar
Domicilio donde vivía.
Estudios.
Nombre y apellidos de los padres.
Profesión o profesiones.
Edades.
Nacimientos
Familiares que conviven en su casa, junto con los datos pertinentes de estos.
Otras fuentes documentales que aporto  Don Manuel Ravina para la búsqueda de archivos alternativos a los tradicionales son:

Expedientes Militares,  en los cuarteles generales del ejército
Expedientes civiles diversos como:
-Expedientes procesales. Ministerio de justicia
-Expedientes del fisco. Hacienda
-Expedientes profesionales. Colegios profesionales
-Testamentos. Archivos históricos
-Expedientes de los asilos de ancianos. Asociaciones Benéficas.

-El Portal de Archivos Españoles (PARES) en internet, página del ministerio de cultura del Gobierno de España.

Nos comentó un sistema utilizado por él en la búsqueda de datos.
Manuel Ravena tiene en su haber más de cien libros publicados; junto con colaboraciones, artículos, catálogos y demás. Entre estos libros de investigación genealógica, hay uno de nombre: Un laberinto genealógico, la familia de Mendizábal, donde a través de testamentos, actas notariales, documentos de procesos inquisitoriales documentos mercantiles, archivos eclesiásticos, y datos extraídos de diarios, cartas, prensa de la época etc. reconstruye la genealogía de seis generaciones directas amén de las colaterales, y la historia familiar de cinco vides, los Álvarez, Méndez, Montañés, Cárdenas y  Fernández-Romo. Si bien utilizó los archivos eclesiásticos inquisitoriales, el grueso de la investigación se basó en documentos públicos, al alcance de quien lo desee, pudiéndose encontrar en los archivos históricos locales o provinciales.
José Luis Loubet Martínez. 

 

Si quieres colaborar con una entrada, escribe en “comentarios” y nos comunicaremos contigo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Si desaparece un archivo, ¿qué otras alternativas hay?