Internet y la revolución de la Genealogía en las V Jornadas de Genealogía de Arona, Tenerife, Canarias


 

Fue realmente un honor para mí ser invitada por el Ayuntamiento de Arona para dar esta ponencia.
El primer día como comenté en la entrada del lunes Internet hizo de las suyas y ya cansada de luchar esta vez ni lo intenté. ¡Eso que llevé hasta mi trípode!
Por la mañana iba a dar una clase a niños de 6º de primaria (11 años) del Colegio Público Buzanada. Preparé una historia para usar en la “Pizarra digital”, rellenaron un árbol familiar que les llevé impreso y me contaron historias muy graciosas de sus padres y abuelos y se llevaron a casa una guía para realizar entrevistas familiares. ¡Cómo me hubiera gustado tener más minutos para charlar y reírnos de sus vivencias! La respuesta que más me gustó fue cuando pregunté ¿Qué es Genealogía? y me dijeron, suena como GENIAL 😀
Su profe les dijo que quien llevara el trabajo realizado iba a tener una nota extra para el trimestre. ¡Bien!
Luego llegó la hora de comer y nuestros anfitriones nos invitaron a un restaurant con unas vistas que quitaban el aliento. Juzgad por vosotros mismos:
IMG_1965
IMG_1966
Terminado este recreo visual y degustado una ensalada de tomate y queso con gofio (harina tostada en Chile) que me transportó a la casa de mi abuela muchos años atrás, era mi tiempo, tiempo de hablar y disfrutar.
IMG_1980
Este globo terráqueo hinchable me sirvió para que los asistentes me contaran que les inspira la palabra “revolución”. Se mostraron un poco tímidos, porque tal vez no es habitual que los ponentes dejen su cómoda silla y la lectura de su material para hablar más de tú a tú como a mí me gusta.

Aquí les dejo el vídeo que amablemente me facilitó el Ayuntamiento de Arona.

Luego de mi presentación le tocó el tiempo a Mercedes Olivares, que desde Chillán hablaría de Angel Vargas, su antepasado.

Y debo corregir una errata. Allí en donde hablo de la colección de Registros de Uruguay debo decir que si bien hay tres de ellas para consultar en línea, son sólo indexaciones y no imágenes. Sin embargo sí que podemos solicitar los carretes o microfilms y que al llegar a un Centro de Historia Familiar podamos verlos en las máquinas lectoras. Una vez indexados, seguramente estarán disponibles para su consulta vía web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *